Templo del Carmen

Turismo - Iglesias y Templos

Templo de Nuestra Señora del Carmen

Jul 01, 2011
13477 visitas

El Templo de Nuestra Señora del Carmen, espléndido monumento churrigueresco, fue construido por la munificencia del sevillano I. Nicolás Fernando de Torres. Al venir de España vivió un tiempo en San Luis, donde se casó con la opulenta dama doña Gertrudis Maldonado Zapata. Aquí hizo fortuna y llego a ser dueño de las grandes haciendas del Pozo y Peotillos. No teniendo hijos, al morir en 1752, ordenó en su testamento que se fundara en esta ciudad un convento de Carmelitas descalzos y el Colegio de Niñas Educandas de San Nicolás, para lo cual dejo a ambas instituciones -aún sin fundar-, como herederas de todos sus bienes. En 1735 vinieron los carmelitas Fray Nicolás de Jesús María y Fray José de la Asunción, a preparar la fundación. Tres años después, en 1738, obtenida la licencia para fundar hospicio, llegaron los seis primeros religiosos y celebraron la primera misa el 26 de julio.

El rey Felipe V dio el 26 de abril de 1746 le licencia para la fundación del convento, quedando así el hospicio convertido en tal el 15 de octubre de 1747. La primera piedra del actual templo se puso el 23 de febrero de 1749, por Fray Antonio Rizo, provincial de los franciscanos. El 15 de octubre de 1764 se efectuó la solemne bendición de la iglesia. Dirigió la obra de esta maravilla barroca el maestro en arquitectura José Lorenzo (1713-1800), indígena analfabeto del barrio de San Sebastián, obedeciendo a la propuesta del acucioso historiador de arte novohispano Alfonso Martínez Rosales. La torre se levantó en los años 1755-1768. Se perdieron muchas pinturas de gran mérito, entre estos ocho grandes cuadres de Vallejo y cuatro de Juárez; se perdió, también la rica biblioteca conventual y varias obras de arte. Fue declarado monumento nacional el 28 de junio de 1936.

La fachada es de un concierto ultra barroco perfecto. La integran tres cuerpos horizontales superpuestos, con remate triangular. En el primer cuerpo, sobre zócalos tallados, se levantan cuatro originales columnas salomónicas tritóstilas caladas, dos a cada lado de la puerta, y en los intercolumnios, sendos nichos, con San Elías y San Eliseo, su discípulo. En el segundo y tercer cuerpos las pilastras estípites que los dividen se superponen en estricto alineamiento vertical.

En el centro, la puerta, de madera tallada, en cuyas hojas se representa, en la izquierda, a Ntra. Sra. del Carmen, y en la derecha, a San José, El de la izquierda encierra una escultura de Sta. Teresa y el de la derecha, una de S. Juan de la Cruz. En el tercer cuerpo se ve, en el centro, una preciosa hornacina con una estatua de la Santísima Virgen; en los intercolumnios, sendos nichos con las estatuas de Santa Magdalena de Pazzi y San Ángelo. El frontispicio remata en un gran ángulo abierto, dentro del cual se ven seis ángeles en acritud de descubrir, sosteniéndolo, una especie de velo rígido, En la cima, la escultura de San Miguel Arcángel.

En 1898 se restauró el decorado que aún se conserva en lo esencial y los aliare neoclásicos laterales. Entrando, a ambos lados del sotocoro, sendos nichos: en uno, Santa Teresita del Niño Jesús y el otro el Sagrado Corazón. Enseguida, a la derecha, en el altar neoclásico, el Señor de los Desamparados; al frente, el altar de Nuestra Señora de Guadalupe, con una pintura de Vela; más allá, el de Nuestra Señora de los Dolores, escultura de Sixto Muñoz.

La cornisa, en la parte superior se ve un temple de Cristo y las piadosas mujeres camino al Calvario; enfrente, la puerta lateral y sobre ella, una pintura atribuida a Tresguerras el Árbol Genealógico de Jesús o la Sacratísima Familia de los Cinco Señeros.

Sobre la cornisa, otra pintura, representa a dos Sacerdotes del Antiguo Testamento. Siguen los magníficos retablos sobredorados, en piedra, únicos en México y de los mejores que produjo el churrigueresco potosino. El de la derecha es el del Santo Cristo, que está en el centro; a la izquierda se ve a San Elías, y a la derecha a San Simón; arriba hay esculturas de ángeles. Enfrente está el altar de la Divina Providencia, con escultura estofada; a la izquierda, San Alberto de Sicilia y a la derecha Santa Teresita del Niño Jesús; en el segundo cuerpo, al centro, San Juan de la Cruz. En el crucero derecho se admira la elegante Puerta de Gracia que da a la sacristía. Tiene en el nicho un busto de la Virgen con el Niño Jesús, estofado.

Altar mayor: el viejo retablo mayor, todo dorado y bruñido, fue destruido totalmente en 1824-1825, para dar lugar a este, de cantera y mármol, neoclásico y frío, del arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras.

Retablo: el de Los Siete Príncipes o Arcángeles; Miguel, Gabriel, Rafael, Jehudiel, Azrael, Uriel y Baraquiel "Maravillosa y única Portada del Camarín, la obra más exuberante del barroco mundial", calificado así por el crítico de arte Francisco de la Maza.

Camarín o Casa Sacratísima de la Familia de los Cinco Señores: Recibe esa denominación de la interpretación de su altar principal: el Retablo de los Cinco Señores (El Niño Jesús, la Virgen María y San José, Santa Ana y San Joaquín), dicho altar está recubierto por una gigantesca concha que corona el retablo desarrollado en tres planos que en su parte central presenta un nicho donde se ubica la imagen de la Virgen del Carmen y en sus costados se observan dos peanas que ostentan a Santa Ana y a San Joaquín, el retablo original y las demás obras que adornaban su interior fueron destruidos en un incendio el 25 de Marzo de 1957. El actual es una fiel réplica del anterior. Las obras se inauguraron en julio de 1959.

La Sacristía: esta por el crucero derecho a través de la Puerta de Gracia, donde hay valiosas pinturas de Vallejo. La sacristía actual no es la original; y aún ésta fue mutilada cuando la reforma.

El Coro: Se conservan siete pinturas de Vallejo. Las del antecoro fueron destruidas cuando la reforma, en 1858.

Contiguo al templo del Carmen, con vista a la misma plaza, el antiguo convento carmelita, destruido también en esta parte, donde se encontraba la portería, para la apertura de las calles de Villerías é Iturbide. Ilmo. Sr. Montes de Oca reconstruyó la fachada, de lo cual dan fe sus escudos grabados en las ventanas.

Dirección: Manuel José Othón #410 (Plaza del Carmen), Centro Histórico, C.P. 78000, San Luis Potosí, S.L.P., México.
Información: Secretaría de Turismo
Fotografías: CiudadSanLuis.com