El Rebozo de Santa María

Turismo - Artículos

El Rebozo de Santa María

Nov 08, 2013
1848 visitas

Santa María del Rio

En 1572, en su obra historia de las indias, el fraile dominico Diego Durán ya hace mención del rebozo, prenda mestiza por excelencia, que nació de la necesidad que tenían las mujeres mestizas de cubrirse para entrar a los templos.

En castellano el nombre del rebozo parece sugerir el acto de cubrirse, de arrebujarse o envolverse con alguna ropa, de embozarse, lo que literalmente quiere decir “cubrirse el rostro por la parte inferior, hasta la nariz o los ojos, con la capa u otra prenda de vestir”.

Los indígenas lo llamaban ciua nequeatlapacholoni, que quiere decir “como toca de mujer o cosa semejante” según el Vocabulario de Molina, de 1555. Entre los otomíes, chal o rebozo se dice mini-mahue. Los de Huayapan Morelos lo llaman cenzotl, palabra náhuatl derivada quizá de centzontilmantli o “manta de mil colores”, según el diccionario de Cesar Macazaga.

En una de las cartas de don José Ignacio Palomo envió a su primo político Don Manuel romero de Terrenos, hijo de los Condes de Regla, durante el exilio de este último con motivo del Imperio de Maximiliano, le escribió: “¡Bendito seas Dios, que en casa no hay damas de honor ni chambelanatos, ni moños ni uñas, ni cuernos, ni colas! ¡Aquí hay rebozos de Santa María del Río, chiles rellenos, moles, tortillas, gallinas con pollos y frijoles….!”.

Una distinguida dama potosina, mandó hacer en Santa María una de las llamadas de barbilla para obsequiarlo a Victoria Eugenia de Battenberg, reina de España (Reina de España (1906 – 1931) con motivo de su matrimonio con el rey Alfonso XIII, En 1931 para celebrar el IV Centenario de la aparición de la Virgen de Guadalupe.

Muchos de los que mandaban hacer eran ametalados, es decir tejidos con hilos de seda, algodón y plata. Mencionamos en primer lugar el llamado Rebozo de la Virreina. Está decorado con paisajes bordados con seda floja a lo largo de los lados tiene una cenefa con técnica de amarrado y las orillas rematan con un cordoncillo de seda bordado a mano que hace juego con los adornos del rapacejo.

Desde 1953 existe un taller del rebozo, donde se enseña esta artesanía, ahí se puede observar cómo se elabora un rebozo, procedimiento que dura de 30 a 60 días y constituye 15 pasos, que incluye el devanado, urdimbre y teñido del hilo, el tejido que se hace en un telar de cintura, y el empuntado, que es el delicado tejer de los hilos en forma de rombo a cada extremo, a esa parte de la prenda se le llama rapacejo. Una vez terminado, se plancha en una prensa de madera, fase final de la elaboración del rebozo de Santa María, que engalana a la mujer mexicana y que es orgullo de México y del estado de San Luis Potosí.

Por: La Casa del Artesano - elrebozo.gob.mx
Fotografía: LaCasaDelArtesano.gob.mx/